Receta de Croquetas de brócoli y queso parmesano

Ingredientes para 14-15 unidades:

  • 140 grs de brócoli fresco troceado (solo parte verde)
  • 75 grs de harina de trigo
  • 75 grs de mantequilla sin sal
  • 550 mls de leche
  • 1 y 1/2 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta negra
  • Queso parmesano
  • 2 huevos M
  • Harina y pan rallado para empanar
  • 350 mls de aceite de oliva para freír

Seguimos ampliando nuestro catálogo de deliciosas croquetas caseras. Esta vez toca incluir en el recetario estas croquetas de brócoli y queso parmesano. ¡Buenísimas! Se nota el brócoli crujiente que queda al dente en el interior cremoso… No seré yo quien os diga que están espectaculares… Tenéis que probar vosotros mismos…

Elaboración:

Ponemos una cazuela a fuego medio bajo y derretimos la mantequilla. Cuando esté totalmente líquida incorporamos la harina y removemos con una varilla de mano para tostar la harina. Veremos que se crean unos grumos y que va cogiendo un tono doradito. Añadimos ahora la leche que tiene que estar caliente en varias tandas y no paramos de batir durante dos o tres minutos. Salpimentamos al gusto. Es importante probar un poco y comprobar que la salsa bechamel se está haciendo correctamente y que no sabe a harina. Si fuera así, dejamos que se cueza un poco más.

Cuando la salsa bechamel esté lista y algo espesa agregamos los trocitos de brócoli bien picados. Mezclamos con una espátula hasta integrar bien. Cuando la masa esté lista, la extendemos sobre una fuente y dejamos enfriar en la nevera durante toda la noche. Es mejor taparlo con film transparente colocándolo de tal manera que toque la masa para que no se seque la superficie y se forme costra.

Al día siguiente, con la masa fría, cogemos porciones y con las manos moldeamos como más nos guste, alargadas o redondas… Esta vez toca alargadas y dentro metemos un trocito de queso parmesano. (Salen unas 14 o 15 unidades de unos 55-60 grs cada una). Cada croqueta la pasamos primero por la harina, luego por el huevo batido y después, por el pan rallado. Freímos las croquetas en tandas en una cazuela con aceite de oliva caliente. Recordad que el aceite tiene que estar a 175º C. Cuando estén doradas las pasamos a un colador grande y después a un plato cubierto con papel absorbente.

Una vez tengamos todas nuestras croquetas de brócoli y queso parmesano bien doraditas, ya solo queda esperar el tiempo justo para no abrasarnos la boca y comérnoslas rápidamente jeje…

Imprime la receta Imprime la receta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *