Receta de Tejas de almendra

Ingredientes para 22 unidades:

  • 4 claras de huevo L
  • 150 grs de azúcar glas
  • Ralladura de 1 limón
  • 150 grs de almendra en cubitos
  • 20 grs de maizena

Hacía mucho tiempo que no preparaba repostería clásica y hace unos días me dio por preparar estas tejas de almendra. La receta la he sacado de un libro que me regaló mi hermana hace años por mi cumpleaños y que de vez en cuando ojeo. Se llama «Repostería Casera» y es de la editorial Susaeta. Me apetecía mucho hacer un dulce diferente y ha sido muy entretenido. Perfectas las tejas no me han salido pero para ser las primeras no han quedado mal del todo. Lo más importante es que están muy buenas. Además, mientras las horneaba, le estaba dando al coco y pensando en usarlas para otra receta que próximamente verá la luz.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º C. con calor arriba y abajo mientras preparamos los ingredientes. También dejaremos marcados 6 círculos sobre el papel de horno que haremos con un aro metálico de 7,5 cms de diámetro. Y dispondremos 2 rodillos de madera para darle forma de teja tras el horneado.

En un bol ponemos las claras de huevo, el azúcar glas y la ralladura de limón y batimos suavemente con unas varillas hasta mezclar todo bien sin llegar a montarlas. La idea es conseguir una mezcla cremosa. Añadimos la maizena y la almendra en cubillo y mezclamos hasta integrar.

Sobre cada círculo marcado en el papel ponemos unas dos cucharaditas de masa más o menos y los aplanamos para darle forma lo más redondeada posible. Os aconsejo echar spray antiadherente antes. Metemos la bandeja en la parte central y horneamos a 180º C durante 8-10 minutos hasta que estén doradas. Los bordes quedarán más dorados que el resto.

Pasado el tiempo, sacamos la bandeja y con cuidado despegamos las tejas de almendra pasando una espátula fina por debajo. Acto seguido y aún calentitas las colocamos sobre el rodillo y le damos forma de teja presionando suavemente con las manos. No dejéis que se enfríen sino se os romperán. Las dejamos enfriar totalmente sobre el rodillo. En este caso usaremos dos rodillos con 3 tejas de almendra por cada uno.

NOTA: Si a la hora de meterlas al horno se os desparraman un poco por la bandeja, horneadlas así y justo después de sacarlas y antes de despegarlas del papel, las cortamos rápidamente con el aro metálico y así nos quedarán unas tejas de almendra con círculos perfectos.

 Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *