Receta de Grisines negros con semillas de sésamo

Ingredientes para 18 unidades:

  • 230 grs de harina de fuerza
  • 130 mls de agua templada
  • 2 bolsitas de tinta de calamar
  • 1,6 grs de levadura seca
  • 20 mls de aceite de oliva virgen extra
  • 3 grs de sal fina
  • Agua para pincelar
  • Semillas de sésamo

Pero qué vicio, qué vicio… es comer estos crujientes grisines negros con semillas de sésamo… Reconozco que la elaboración es un poco lenta por el tema de los levados y que tienes ganas de hincarles el diente según salen del horno pero merecen totalmente la pena. Ya hice anteriormente otra receta que podéis consultar aquí y tenía muchas ganas de volver a hacerlos pero con algún cambio. Como por ejemplo, el color, es que es un negro tan intenso… Y os aseguro que no saben nada de nada a calamar, sólo le aporta ese color tan atractivo. Así que los podéis comer con lo que queráis… mortadela, queso, salchichón… o solos y tan ricamente.

Elaboración:

En el bol del robot de cocina ponemos la harina, la sal, el aceite de oliva, el agua con la tinta de calamar disuelta y la levadura seca. Colocamos el accesorio gancho y amasamos durante 10 min a velocidad media hasta formar una masa homogénea y de un intenso color negro.

Sacamos la masa del bol del robot de cocina, le damos forma de bola con las manos y la depositamos dentro de un bol de cristal ligeramente untado con aceite. Tapamos y dejamos que la masa leve a temperatura ambiente durante 1 hora y media o 2 horas. Como siempre os digo un buen sitio es el horno apagado y con la puerta cerrada o un sitio que sea algo calentito así sube antes.

Pasado el tiempo, sacamos la masa del bol, amasamos un poco, pesamos (mi masa era de 386 grs) y dividimos la masa en 18 porciones. Más o menos de 21 grs de peso cada una. Cada porción la estiramos y rodamos con los dedos por la encimera. Le damos forma de bastón largo y no muy grueso.

Cada bastón lo vamos depositando en la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado. Los pincelamos con agua, espolvoreamos con las semillas de sésamo por encima y los dejamos reposar de nuevo tapados durante 45 minutos más.

Pasada la hora metemos los grisines al horno precalentado (15 min. antes) a 200º C y los cocemos durante 20 minutos. Lo hacemos en 2 tandas de 9 grisines en cada bandeja. Podéis conservarlos en un bote hermético aunque yo los tuve dentro de un tarro de cristal sin tapa durante 4 días y aguantaron crujientes.

 Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *