Bagels

Ingredientes para 8 unidades:

  • 450 grs de harina de trigo (normal)
  • 125 mls de agua tibia
  • 125 mls de leche tibia
  • 15 grs de levadura fresca de panadero
  • 8 grs de sal
  • 5 grs de azúcar blanco
  • 1 clara de huevo M
  • 30 grs de mantequilla derretida
  • Semillas de sésamo
  • Semillas de amapola
  • Aceite de girasol
  • Para pincelar:
  • 1 yema de huevo M
  • 5 mls de leche

Como a otras tantas recetas a ésta la tenía echado el ojo desde hacía tiempo… lo que pasa que sí que es cierto que he estado a la espera de conseguir una buena receta. Hace unos pocos meses ví en el Instagram de Carmen Tía Alía estos bagels que tenían una pinta estupenda y me decidí a hacerlos. Qué gran idea porque os aseguro que con su receta salen perfectos. No se usa harina de fuerza sino la harina normal y se hacen en una mañana. Así que para la hora de comer ya podéis disfrutar de un delicioso bocadillo con el relleno que más os cautive. Ya tengo pensado hacerlos en breve con harina integral y semillas. Seguro que también triunfan.

Elaboración:

En el bol del robot de cocina echamos la harina, la sal, el azúcar, la mantequilla derretida, la clara de huevo, la leche, el agua y la levadura fresca desmenuzada. Con el accesorio gancho amasamos a velocidad media durante 15 minutos hasta que se forme una masa lisa y brillante que se despegue de las paredes del bol.

Engrasamos ligeramente con aceite de girasol un bol grande de cristal y depositamos dentro la masa. La tapamos con film transparente y dejamos que repose a temperatura ambiente (o ligeramente cálida en invierno) durante 1 hora u hora y media hasta que doble su volumen.

Pasado el tiempo, con ayuda de la mano desgasificamos la masa aplastándola dos veces. Amasamos con las manos un poco y le damos forma de bola achatada. Dividimos la masa en 8 porciones iguales. Las mías de 94 grs cada una. Cada porción de masa la boleamos y hacemos el agujero en el centro con ayuda del dedo pulgar o con el mango de una cuchara de madera. El agujero hay que hacerlo grande ya que luego se cerrará un poco durante el horneado. Esto es muy importante. Cuanto más grande mejor. Os lo digo porque yo los he tenido que hacer dos veces ya que en el primer intento se me cerraron en el horno.

Vamos colocando nuestros bagels en una bandeja y los dejamos reposar durante 10-15 minutos tapados con un paño. En este momento precalentamos el horno a 210ºC con calor arriba y abajo. Mientras levan ponemos una cazuela grande con abundante agua a hervir. Metemos los bagels en el agua de uno en uno y los escaldamos por ambos lados durante 20 segundos.

Colocamos los bagels en la bandeja del horno cubierta con papel vegetal. Ahora pincelamos cada bagel. Mezclamos en un cuenco la yema de huevo y la leche y los pintamos con una brocha de silicona de uno en uno. Espolvoreamos con semillas de sésamo y de amapola y los metemos en el horno. Los cocemos a 210º C durante 22 min hasta que veamos que están ligeramente doraditos.

Los sacamos y los depositamos sobre una rejilla para que se enfríen totalmente antes de desgustarlos. Ya sabéis que la mejor manera es preparar unos estupendos bocadillos con ellos. Los ingredientes a vuestra elección. Y como no, estos maravillosos bagels se pueden congelar perfectamente.

Imprime la receta Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *