Receta de Berlinas rellenas de nutella

Ingredientes para 16 unidades:

  • Para la masa:
  • 500 grs de harina de fuerza
  • 15 grs de levadura seca de panadero (en polvo, instantánea)
  • 1 huevo L
  • 80 grs de azúcar blanco
  • 250 mls de leche entera a temperatura ambiente
  • 5 grs de sal
  • 50 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 10 mls de agua de azahar
  • Aceite de girasol para freir (350 grs)
  • Para el relleno:
  • 400 grs de nutella
  • Para la cobertura:
  • 200 grs de chocolate negro para postres
  • Almendra crocanti o en grano

Ainsss… no os puedo describir lo buenas que están estas berlinas rellenas de nutella. Mirad que hablo mucho pero… no tengo palabras. Y las gracias se las tengo que dar a Ettore Cioccia, cocinero, repostero y creador de la web www.bavette.es. Os aconsejo que os paséis a echarle un ojo a todo lo que hace porque se nota su pasión y entusiasmo en cada elaboración. Resumiendo: sus postres son auténticas obras de arte. Desde aquí, Ettore, te mando un saludo y darte las gracias por darnos a conocer todas tus creaciones.

Elaboración:

La preparación de la masa la podemos hacer a mano o con el robot de cocina. Yo lo he hecho con el robot para ahorrar tiempo pero aquí os dejo el enlace de Ettore donde explica perfectamente cómo hacerlo a mano.

En un cuenco mezclamos la harina con la levadura seca. Reservamos.

En el bol del robot de cocina echamos el huevo, el azúcar y la sal y batimos con la pala a velocidad media. A continuación, agregamos la leche poco a poco. Después, la mezcla de harina con levadura también cucharada a cucharada para que se vaya integrando todo bien. Añadimos la mantequilla en trozos y cuando se haya integrado vertemos el agua de azahar. Mezclamos hasta que la masa se separe de las paredes del bol.

Sacamos la masa del bol y la ponemos sobre la encimera donde habremos esparcido un poco de harina (normal, no hace falta que sea de fuerza). Comenzamos a amasar hasta que no se nos pegue en las manos y se forme una bola lisa y homogénea, unos 10 minutos. Echamos unas gotitas de aceite de oliva en la encimera, ponemos la masa encima y amasamos suavemente un par de veces.  Damos forma de bola otra vez y la ponemos dentro de un bol ligeramente enharinado y tapamos con un paño de cocina. Dejamos que leve a temperatura ambiente para que doble su volumen durante una hora y media. Un buen sitio es dentro del horno apagado.

Transcurrido el tiempo, quitamos el paño, desgasificamos la masa, apretando con el puño dentro y volcamos la masa sobre la encimera con un poco de harina. Con ayuda de un rodillo alisamos la masa hasta conseguir un grosor de 2 centímetros aproximadamente. Con un aro metálico de 7,5 cms de diámetro cortamos discos de masa y los colocamos sobre papel de horno separados entre sí. Con esta cantidad de masa salen 16 discos. Los tapamos con el paño de cocina y los dejamos reposar de nuevo unos 40 minutos para que leven un poco más de nuevo dentro del horno apagado.

Pasado el tiempo, ponemos el aceite de girasol en una sartén, calentamos hasta conseguir 160º C, no pongáis el fuego a tope y es mejor que os hagáis con un termómetro de cocina. Cogemos un disco de masa con su papel por debajo que habremos recortado previamente y lo metemos en el aceite. Con unas pinzas de cocina retiramos el papel y doramos la berlina por ambos lados durante pocos minutos. Con una espumadera la sacamos y la dejamos enfriar sobre un plato con papel absorbente. Repetimos este mismo paso con todos los discos de masa hasta obtener 16 berlinas doradas.

Para rellenar las berlinas, metemos la nutella en una manga pastelera con una boquilla pequeña redonda e iremos rellenando las berlinas de una en una. Es mejor antes clavar la punta de un cuchillo y ahuecar un poco para que podamos rellenar con más cantidad de nutella. Las dejamos sobre una rejilla mientras preparamos la cobertura de chococolate.

Troceamos el chocolate negro y lo ponemos en un bol de cristal. Lo derretimos al baño María para que no se queme. También podéis fundirlo en el microondas en tandas de 30 segundos hasta que se quede líquido.  Una vez listo el chocolate, lo dejamos entibiar un poco y con la mano cogemos cada berlina y la bañamos por la parte superior. Las vamos colocando de nuevo en la rejilla y por último, espolvoreamos por encima con la almendra crocanti antes de que se endurezca el chocolate.

Esta última foto es una trenza rosco que hice con la masa sobrante. Formé dos bastones largos, los entrelacé y después los enrosqué y a la sartén!

 Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *