Magdalenas integrales de canela y pepitas de chocolate

Ingredientes para 8 unidades:

  • 110 grs de harina integral
  • 20 grs de azúcar moreno
  • 80 mls de aceite de oliva virgen extra
  • 50 mls de leche
  • 2 huevos M
  • 1/2 cucharada de canela molida
  • 10 grs de levadura química en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 60 grs de pepitas de chocolate congeladas
  • Mix de semillas para decorar

Las primeras magdalenas que hice en casa fueron unas integrales con miel y canela. No estaban malas pero sabía que les faltaba algo. Así que me puse a rehacer un poco la receta… Aquí publico una segunda versión y mejorada. O eso dice mi chico. Si es que el chocolate lo arregla todo, o ¿no? En éstas he puesto aceite de oliva virgen extra para que tengan más sabor, he quitado la miel y la vainilla y he incorporado pepitas de chocolate previamente congeladas para que no se derritan demasiado con el calor del horno. Y que no se me olvide. He espolvoreado por la superficie varias semillas: amapola, lino, pipas de girasol, de calabaza etc… La verdad es que están muy buenas. Os confieso que me gustan las dos versiones… las he repetido un montón de veces, sobre todo éstas últimas de chocolate… en breve tendré que ir pensando en una tercera versión… ¿alguna recomendación?

Elaboración:

Precalentamos el horno a 250º C y tendremos de antemano listos todos los ingredientes a temperatura ambiente, esto es muy importante.

En un bol mezclamos la harina integral, la levadura química en polvo, la canela y la sal. Reservamos. Por otro lado, en otro bol (o en el bol del robot de cocina) batimos bien los huevos con el azúcar moreno. Añadimos el aceite de oliva y continuamos batiendo. Después, echamos la leche.

Ahora integramos en dos tandas el resto de ingredientes secos: la harina integral, la levadura, la canela y la sal y mezclamos suavemente lo justo para integrar bien la masa. No debemos pasarnos batiendo. Por último, incorporamos las pepitas de chocolate y mezclamos con una espátula.

Yo os aconsejo hornear las magdalenas en un molde especial para que se mantengan perfectas sino la masa puede expandirse hacia los lados y no quedarán tan bonitas. Mi molde tiene 12 huecos para cápsulas de 5 cms de diámetro. Un truco que también utilizo para que no queden tan aceitosas por la base es colocar en los huecos del molde un poco de arroz.

Una vez colocadas todas las cápsulas, vertemos la masa rellenando hasta llegar a medio centímetro del borde y espolvoreamos las semillas por encima. Metemos el molde en el horno, bajamos la temperatura a 220º C y las cocemos durante 13 minutos. Sabremos si están listas si al pinchar con un palillo éste sale limpio. Las sacamos del horno, esperamos un par de minutos y después, con cuidado las quitamos del molde y las dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla. Podemos conservarlas dentro de una bolsa grande para congelados y así nos durarán jugosas varios días.

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *