Receta de Momos de espinacas y queso. Receta nepalí.

Ingredientes para 20 unidades:

  • Para la masa:
  • 125 grs de harina de trigo
  • 100 mls de agua
  • Para el relleno:
  • 220 grs de espinacas frescas
  • 100 grs de queso de vaca en cuña
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • Para la salsa de cacahuete:
  • 50 grs de cacahuetes fritos
  • 250 grs de tomates cherry
  • 1 diente de ajo
  • 1 trocito de jengibre (mismo tamaño que el ajo)
  • 1/2 cucharadita de semillas de fenogreco
  • 1/4 cucharadita de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de semillas de cilantro molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/8 cucharadita de chile en polvo (guindilla roja seca)
  • 2 cucharadas de aceite de semillas de mostaza

Tiene tela que un año después de mi luna de miel publique una receta nepalí. Muchos habéis esperado demasiado pero aquí llega por fin la primera. Se trata de las empanadillas más famosas de todo el Tíbet: los mo:mos. No son perfectos, lo sé. Me han quedado un poco transparentes… Tengo que practicar aún con la masa pero es que es algo difícil. Con lo sencillo que parecía cuando los preparé allí durante un curso de cocina al que asistí en Katmandú. Recuerdo perfectamente las caras de mis dos profesoras de cocina y la felicidad que transmitían: Sakun y Asmita, las más auténticas y simpáticas que he conocido.

Elaboración:

Primero vamos a preparar el relleno para tenerlo listo a la hora de rellenar nuestros momos.

Ponemos una cazuela con litro y medio de agua a fuego medio. Cuando hierva, echamos las espinacas y las cocemos durante 5 minutos. Después, las sacamos, las escurrimos muy bien, las picamos y las ponemos en un bol grande. Por otro lado, rallamos la cuña de queso y lo ponemos en el bol. Añadimos la mantequilla previamente derretida, la sal y mezclamos todo hasta homogeneizar. Tapamos con film transparente y lo guardamos en la nevera hasta su uso. Esta preparación la podemos dejar hecha el día de antes.

También vamos a dejar lista la salsa de cacahuete. Ponemos una sartén grande a fuego medio y calentamos dos cucharadas de aceite de semillas de mostaza. (Podéis usar de girasol). Echamos las semillas de fenogreco y removemos hasta que se pongan de color marrón. En ese momento incorporamos el ajo y el jengibre finamente picados y el resto de especias: la cúrcuma, el comino, el cilantro molido y el chile en polvo. Picante podéis echar el que queráis pero siempre de poco en poco. Removemos unos segundos hasta que suelten su fragancia y agregamos los tomates partidos por la mitad. Bajamos el fuego y cocinamos durante 10 minutos.

Una vez lista la salsa de tomate la ponemos el vaso de la batidora, añadimos los cacahuetes fritos y un par de cucharadas de agua y trituramos hasta obtener una crema de color naranja. La ponemos en un cuenco, la tapamos y la guardamos hasta el momento de su uso. Como el relleno, podéis hacer esta salsa también el día anterior. Así, nos podemos organizar mejor a la hora de elaborar nuestros momos.

Nos ponemos ahora con la masa de los momos. Para ello, en un bol ponemos la harina de trigo e iremos añadiendo el agua de poco en poco y amasando durante 10 o 15 minutos hasta obtener una bola de masa uniforme y lisa y que no se pegue en las manos. La dejamos reposar tapada durante 20 minutos.

Pasado el tiempo. Colocamos la masa sobre la encimera ligeramente enharinada. Amasamos ligeramente y dividimos en 20 porciones de unos 12 grs aproximadamente. A cada porción le damos forma de bola achatada. Cogemos cada bola y con ayuda de un rodillo la vamos aplanando y dándole forma de disco de unos 10 cms de diámetro. Podemos ayudarnos con un aro metálico. Colocamos cada disco sobre una fuente amplia ligeramente enharinada. Lo mejor es que no se toquen unos a otros ya que se pueden pegar. Es muy importante que en todo momento tanto la masa, como las porciones y los discos estén cubiertos con un paño para que no se sequen. Si se secan, después, a la hora de darles forma a los momos nos costará que se sellen sus bordes.

El arte de los momos es darle su forma. Hay varias formas, de saquito cerrado, de saquito abierto, de media luna, triángulo, de pez… Si buscáis en Youtube «Easy 5 ways to wrap momo» os saldrá un video tutorial para saber hacerlos correctamente. Yo decidí hacerlos de saquito cerrado y no me salieron perfectos porque es cuestión de practicar. La última vez que los hice fue en Nepal hace un año así que tampoco me han quedado tan mal.

Elegimos la forma que le queremos dar, ponemos una cucharadita del relleno de espinacas y queso en el centro del disco de masa y lo sellamos dándole forma de saquito cerrado. Digamos que es ir sellando los bordes mediante pequeños pliegues hacia el centro y después darle un giro con el sobrante de la parte de arriba.

Cuando tengamos rellenos todos nuestros momos procedemos a cocerlos al vapor. Para ello, colocamos una cazuela grande con dos vasos de agua y calentamos a fuego medio. Mientras tanto, untamos de aceite la vaporera para que no se peguen los momos, la mía es de acero inoxidable. Colocamos una tanda de momos separados unos de otros ya que durante la cocción aumentarán un poco de tamaño. Colocamos la vaporera sobre la cazuela y tapamos. Cocemos al vapor los momos durante 9-10 minutos hasta que brillen, estén ligeramente transparentes y no tengan un tacto pegajoso.

Sacamos con cuidado los momos de la vaporera, los colocamos en forma de círculo en un plato grande redondo con la salsa de cacahuete en el centro. Así los sirven en todo Nepal. Ya sólo nos queda disfrutarlos. Están buenísimos y son adictivos. Ya estoy pensando de qué rellenarlos la próxima vez que los haga y a esos les daré forma de media luna. Hasta entonces me toca practicar mucho para que salgan perfectos.

 Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *