Pan semi integral con semillas

Ingredientes para 1 pan de 22 cms de diámetro y 900 grs aprox:

  • 400 grs de harina de de trigo de fuerza
  • 170 grs de harina de trigo integral (100 grs integral de trigo + 70 grs de espelta)
  • 345 grs de agua
  • 4 grs de levadura seca de panadería (11,5 grs de levadura fresca)
  • 11 grs de sal
  • 60 grs de semillas variadas
  • 1 vasito de agua para el horneado

No lleva levadura madre, lo sé… Pero es que a veces no tienes todo el tiempo que quisieras y te apetece tener un pan listo lo más rápido posible. Y éste, basado en una receta de Webos Fritos, sale muy bien y está realmente rico. Con una corteza crujiente y una miga blandita pero consistente. En su receta usan 170 grs de harina de trigo integral. Yo tenía también de espelta así que decidí añadirle parte de una y parte de la otra. Y en lugar de nueces troceadas yo puse mix de semillas (pipas de girasol y de calabaza, semillas de lino, amapola y sésamo). Es la segunda vez que lo hago y junto con el pan de pueblo turco (receta aquí) se ha convertido en uno de mis favoritos. ¿Queréis hacer este pan semi integral con semillas? Pues atentos a su elaboración que es bastante sencilla. Y ya sabéis que se puede hacer tanto a mano como a máquina…

Elaboración:

En el bol del robot de cocina ponemos las harinas y la levadura seca y mezclamos suavemente con el accesorio de gancho. Incorporamos el agua y amasamos a velocidad media durante 5 minutos. Cuando se haya formado una masa más compacta echamos la sal y 50 grs de semillas y amasamos durante 5 minutos más hasta que todas las semillas estén perfectamente integradas y la masa esté elástica y uniforme. Si no tenéis robot de cocina os toca amasar a mano y con mucha energía durante 10 minutos y os aseguro que se hacen eternos…

Una vez lista la masa la ponemos sobre la encimera de la mesa ligeramente enharinada y le damos forma de bola. Cubrimos una bandeja de horno con papel vegetal y colocamos la masa encima, espolvoreamos por encima un poquito de harina y tapamos bien con un trapo de algodón. Dejamos que repose en un sitio templado y alejado de corrientes de aire durante 2 horas.

15 minutos antes de que acabe el levado nos acordaremos de encender el horno a 250º C con calor arriba y abajo. Pasadas las 2 horas, quitamos el paño y con el filo de un cuchillo hacemos varios cortes en la superficie de la masa. Pintamos con agua el pan y espolvoreamos el resto de semillas por encima y por los lados.

Metemos la bandeja en el horno, echamos el agua del vasito en la parte de abajo del horno (con esto conseguiremos una corteza crujiente) y cerramos la puerta rápidamente. Bajamos la temperatura a 220º C y horneamos el pan durante 25-30 minutos hasta que la corteza esté ligeramente dorada. Pasado el tiempo sacamos nuestro pan y comprobamos que suene a hueco golpeando con los nudillos en la base.

Colocamos el pan sobre una rejilla y lo dejamos enfriar totalmente. Podremos consumirlo pasada una hora más o menos. Podemos guardarlo en una bolsa para pan y nos durará 4 o 5 días. Para cortarlo en rebanadas usaremos un cuchillo de sierra bien afilado. Buena idea es congelar las rebanadas de pan en bolsas de congelación y así podremos sacarlas y comerlas cuando más nos apetezca.

Como podéis comprobar en las fotos, mi chico y yo nos preparamos un buen desayuno a base de zumo de naranja recién exprimido, café y rebanadas tostadas de este delicioso pan con AOVE DO Baena y tomate rallado. ¡De lujo!

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *