Receta de Pan semi integral rápido sin harina de fuerza

Ingredientes para 1 pan de 23 cms de diámetro:

  • 250 grs de harina de trigo
  • 250 grs de harina integral de trigo
  • 350 mls de agua templada
  • 6 grs de levadura seca granulada o 15 grs de levadura fresca prensada
  • 10 grs de sal
  • 15 grs de azúcar
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cucharadas de mix de semillas

¿Cómo lleváis el confinamiento? Yo confieso que bien porque mi familia está bien y tengo la suerte de seguir trabajando desde casa. También mi chico y yo estamos aprovechando el tiempo para cocinar. Es cierto que conseguir determinados ingredientes es complicado, como por ejemplo, la famosa levadura. A mí me quedaban 2 o 3 sobres de levadura para pan granulada así que me he animado con ello. Hay muchos cocinillas buscando la receta más rápida y sencilla para hacer pan casero. Pues bien, yo encontré ésta de Ana Recetas Fáciles. Me resultó perfecta, sólo que yo decidí cambiar la mitad de la harina por integral. Y sí, no has leído harina de fuerza por ningún lado porque realmente la hacemos con harina normal, la de todo uso. Lo que la hace más accesible aún. Este pan cuando ya esté frío lo mejor es cortarlo en rodajas y congelarlas para sacarlas cuando más nos apetezca. Envuelto en un trapo nos durará en buen estado como mucho un par de días.

Elaboración:

Esta masa de pan la podéis hacer a mano o con el robot de cocina. Yo he preferido hacerlo en el robot de cocina. En un bol ponemos un poco del total del agua templada, el azúcar y la levadura (la seca o la prensada) y mezclamos con una espátula de madera hasta disolver todo bien.

En otro bol más grande o en el del robot de cocina agregamos 5 cucharadas del total de las dos harinas, el aceite de oliva, el resto de agua templada y el líquido donde hemos mezclado la levadura y el azúcar. Mezclamos bien todo y después tapamos con un trapo y dejamos reposar a temperatura ambiente durante 20 minutos.

Pasado el tiempo, añadimos el resto de la harina, el mix de semillas y la sal y mezclamos hasta integrarla toda y formar una masa uniforme. Amasamos a mano o en el robot de cocina durante 2 o 3 minutos hasta formar una bola lisa. Sacamos del bol y sobre la mesa ligeramente enharinada le damos forma redonda. Tapamos con el paño y la dejamos reposar de nuevo durante 30 minutos a temperatura ambiente.

Pasado el tiempo dejamos preparada la bandeja del horno cubierta con papel vegetal al que habremos untado con un poco de aceite de oliva. Al pan le quitamos el aire con las manos, lo amasamos lo justo para darle forma redonda de nuevo y lo ponemos sobre el papel. Le hacemos unos cortes con el cuchillo en la parte superior. Si quieres puedes espolvorear por encima un poco de harina para darle un aspecto más rústico y auténtico.

Ahora tapamos el pan con un bol de cristal grande untado con un poco de aceite, el mío mide 25 cms de diámetro y 14 de alto. Esto lo hacemos para que no se vaya la humedad del interior de la masa del pan. En este momento encendemos el horno a 200º C con calor arriba y abajo y metemos la bandeja en la parte central. Horneamos durante 45 minutos.

Pasado el tiempo, sacamos la bandeja del horno. Veremos que el pan tiene una bonita forma y ha aumentado de tamaño. Con cuidado quitamos el bol de cristal y pasamos nuestro pan recién hecho sobre una rejilla para que se enfría totalmente. Tardará más o menos unas 2 horas. Después ya estará listo para hincarle el diente. Como os he dicho no dura mucho tiempo en perfecto estado por lo que buena opción es congelarlo en rebanadas.

 Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *