Patatas asadas perfectas. Receta de Jamie Oliver.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1.500 grs de patatas
  • 1 cabeza de ajos
  • 3 o 4 ramitas de tomillo fresco
  • 1 cucharada y media de vinagre de vino tinto
  • 2 cucharaditas de sal
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra

Sí, sin duda lo son. Son las patatas asadas perfectas. Y yo que tenía la duda… pero la he despejado totalmente con esta brillante receta del cocinero Jamie Oliver. Son unas patatas muy cruijientes por fuera y muy cremosas por dentro. No es una receta difícil, para nada, pero sí requiere unos pasos para que queden perfectas y ésto lleva su tiempo. Pero merece la pena organizarse y ponerse manos a la obra con ellas, os lo aseguro. Primero se cuecen, luego se hornean, después se fríen y de nuevo se vuelven a hornear. Puede parecer una lata pero hay que pasar por ello. Os dejo aquí el enlace a la receta original de la web de Jamie. Él nos ofrece tres tipos de aliños para mezclar con las patatas. Yo he elegido el primero, pero cambié la rama de romero por unas de tomillo. Espectaculares igualmente. ¿A qué esperáis para probarlas?

Elaboración:

Por un lado, precalentamos el horno a 190º C con calor arriba y abajo. Por otro, calentamos agua en una cazuela grande a fuego medio.

Cuando hierva el agua, echamos una cucharadita de sal y las patatas peladas, lavadas y cortadas en trozos no muy pequeños. Tapamos y cocemos durante 7 minutos. Después, escurrimos y dejamos templar durante 3 minutos.

Preparamos una fuente apta para horno, extendemos las patatas sin amontonar, salpimentamos y rociamos con aceite de oliva. Mezclamos un poco y metemos la fuente al horno. Asamos las patatas a 190º C durante 30 minutos. Después, sacamos la fuente del horno y con un tenedor aplastamos un poco las patatas sin hacerlas puré. Añadimos los dientes de ajo, sin pelar y chafados. Mezclamos.

Ponemos una sartén grande a fuego medio alto con 3 o 4 cucharadas de aceite. Cuando esté caliente echamos los trozos de patatas y los ajos y freímos durante 5 minutos hasta que veamos que las patatas comienzan a dorarse. En este punto, volcamos el contenido de la sartén en la fuente de horno. Incorporamos las ramitas de tomillo picadas y el vinagre de vino tinto. Mezclamos y metemos al horno de nuevo. Asamos las patatas a la misma temperatura durante 45 minutos.

Pasado el tiempo y cuando comprobemos que las patatas tienen una costra dorada, las sacaremos y ya podremos hincarles el diente. El resultado es un platazo de patatas asadas aromatizadas crujientes por fuera y tiernas por dentro que junto con el ajo asado lo hacen inmejorable. Os lo aseguro.

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *