Receta de Pavlova con nata, crema de limón y arándanos

Ingredientes para 1 tarta de 20 cms de diámetro:

  • Para los dos círculos de merengue:
  • 4 claras de huevo M
  • 250 grs de azúcar blanco
  • 1 cucharada de maizena
  • 1 cucharadita de vinagre de vino blanco
  • 1 pizca de sal
  • Para 400 grs de crema de limón o lemon curd:
  • 80 mls de zumo de limón
  • 4 grs de ralladura de limón
  • 55 grs de mantequilla sin sal fría
  • 3 huevos L
  • 150 grs de azúcar blanco
  • Para la nata:
  • 400 mls de nata para montar
  • 100 grs de azúcar blanco
  • Para decorar:
  • Arándanos frescos
  • Almendra laminada tostada

No sé por qué me da tanta pereza preparar postres con merengue. Supongo que será porque se hace un poco eterno la elaboración en el horno y siempre es algo tan frágil que da miedo. Pero cuando le das el primer bocado a esta Pavlova con nata, crema de limón y arándanos, todo esto se olvida rápidamente porque degustar esta delicia es un auténtico placer para los sentidos. Además, me parece una alternativa ideal y mucho más ligera a las tartas en las que usamos capas de bizcocho. Y si no queréis hacer una pavlova de dos pisos, con hacer solamente un disco de merengue es más que suficiente. Igualmente quedaréis sorprendidos con cada cucharada que os llevéis a la boca.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 140º C con calor arriba y abajo. El primer paso es montar a punto de nieve el merengue. Para ello, ponemos las claras de huevo y la pizca de sal en el bol del robot de cocina y batimos a velocidad media. Cuando comience a coger cuerpo, agregamos la mitad del azúcar y batimos otro par de minutos. Mezclamos la maizena con el resto del azúcar y lo añadimos a las claras montadas sin dejar de batir, seguimos batiendo un poquito más. Por último, incorporamos el vinagre. Tiene que quedar con una textura brillante y algo espeso.

Cuando el merengue esté listo lo repartimos en 2 capas iguales sobre 2 trozos de papel de horno. Para hacer unos círculos lo más perfectos posible, dibujamos con lápiz un círculo por la parte de atrás del papel, podemos usar un plato de postre. Lo damos la vuelta y ya vemos la marca donde tenemos que poner la mitad del merengue. En las esquinas posteriores del papel, ponemos unos pegotes de merengue para que el papel no se mueva. Disponemos la mitad del merengue sobre cada papel sin llegar al borde del círculo, ya que con el calor se expandirá un poco.

Metemos ambas bandejas al horno, una debajo de la otra, en la zona central a 140º C durante hora y media. Pasado el tiempo, apagamos el horno, entreabrimos la puerta y dejamos que se enfríe completamente, como una hora más o menos. Cuando estén totalmente fríos, los podemos despegar con mucho cuidado del papel de horno y reservar para el montaje de la tarta.

Para la crema de limón o lemon curd. En un bol de cristal batimos los huevos y el azúcar. Cuando esté todo bien integrado, agregamos el zumo de limón y batimos de nuevo. Colocamos este recipiente sobre una cazuela con agua al fuego para que la crema espese al baño María. Iremos removiendo poco a poco con una espátula. Este proceso tardará unos 15 minutos aproximadamente.

Cuando ya tengamos una crema consistente, la retiramos del fuego y dejamos templar. Después, añadimos la mantequilla en trocitos e iremos mezclando suavemente hasta que se funda y se integre por completo.  Por último, incorporamos la ralladura de limón y mezclamos de nuevo. Y ya tenemos lista nuestra crema de limón. Lo mejor es hacer esta preparación el día anterior a montar la tarta y así nos ahorramos un paso. Salen unos 400 grs pero yo ya que me puse preparé el doble para poder usarla más adelante en otro postre.

Para la nata montada. Es muy importante que tanto el brick de nata como el bol estén lo más fríos posible. Montamos la nata con la batidora eléctrica de varillas y cuando empiece a coger cuerpo será el momento de añadir el azúcar. Cuando la nata haga picos, esté consistente y los bordes estén ligeramente amarillos es que está lista para usar. La tapamos y la guardamos en la nevera mientras montamos la tarta.

Montaje de la tarta. Sobre una fuente o cake stand redondo, colocamos el primer disco de merengue. Encima extendemos 5 o 6 cucharadas de lemon curd. (No pongáis mucha cantidad porque os pasará como a mí y se os caerá por los lados.) Encima ponemos la mitad de la nata montada y alisamos con una espátula. Encima pondremos unos arándanos cortados por la mitad. Repetimos el mismo proceso con la segunda capa de merengue. En este caso, encima de la nata pondremos los arándanos enteros y terminamos con la almendra laminada.

La Pavlova se puede conservar durante un par de días en la nevera dentro de un recipiente hermético o bien envuelta con film transparente, papel de aluminio o si disponéis de ella, una caja de cartón especial para tartas. Yo la tuve dos días dentro de la caja de cartón y el merengue seguía crujiente.

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *