Puerros gratinados con jamón cocido, bacon y queso

Ingredientes para 4 personas:

  • Para los puerros:
  • 8 puerros frescos
  • 8 lonchas de queso de cabra
  • 8 lonchas de jamón cocido
  • 16 lonchas de bacon ahumado
  • 150 grs de queso rallado para gratinar
  • Para la salsa bechamel:
  • 100 grs de mantequilla
  • 100 grs de harina
  • 1 litro de leche caliente
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta blanca molida
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 cucharada grande de mostaza antigua

Receta de escándalo para olvidarse completamente de la dieta. Y eso que lleva puerro, una de las verduras más ricas y sanas. Pero combinarlo con queso y salsa bechamel lo convierten en un plato de alto nivel calórico no apto para la operación bikini pero sí para darse un señor homenaje y un día… es un día. He leído que esta receta lleva mucho años en los libros de gastronomía clásica española y yo lo he descubierto hace poco por internet. Yo he decidido volver a sacarla a la luz y darle una vuelta para hacerla aún más apetecible.

Elaboración:

Muy importante es la materia prima. Importante hacerse con 8 puerros frescos de tamaño majo. Cortamos y desechamos las hojas verdes y las raíces y reservamos la parte blanca. Lavamos bien las 8 piezas para eliminar la tierra que pudieran tener y las ponemos a cocer en una cazuela grande con abundante agua y un poco de sal durante 15 minutos. Seguramente tengáis que hacer este proceso en dos tandas.

Una vez cocidos los puerros, quitamos la primera capa que comprobaréis que se desprende sola y los secamos uno a uno un poco con papel absorbente. Los reservamos en un plato. Por otro lado, disponemos en otros platos el queso de cabra, el jamón cocido y el bacon ahumado.

Nos hacemos con una fuente de cristal grande y preparamos los puerros cocidos de la siguiente manera. Cogemos cada puerro, enrollamos sobre él una loncha de queso, después una loncha de jamón cocido y finalmente, enrollamos en los extremos un par de lonchas de bacon. Los vamos colocando unos pegados a otros hasta llenar la fuente. Una vez lista, la reservamos y es momento de acordarse de precalentar el horno a 200º C con calor arriba y abajo.

Preparamos ahora la salsa bechamel. Ponemos a fuego medio bajo una cazuela grande y derretimos la mantequilla. Una vez esté líquida, añadimos la harina y mezclamos rápidamente con la varilla de mano. Dejamos que se tueste durante un par de minutos y después, vertemos la leche caliente en dos o tres tandas y no dejamos de remover hasta que se integre toda y se forme una crema espesa. Echamos media cucharadita de sal, una pizca de pimienta blanca molida y otra pizca de nuez moscada. Por último, incorporamos una cucharada grande de mostaza antigua y mezclamos hasta homogeneizar.

Vertemos rápidamente la salsa bechamel sobre los puerros cubriéndolos totalmente. Espolvoreamos el queso rallado y metemos la fuente al horno a 200º C durante 25 minutos hasta que el queso forme una bonita costra dorada.

Sacamos la fuente del horno, esperamos 5 minutos para que baje un poco la temperatura y ya podemos servir calientes estos espectaculares puerros gratinados con jamón cocido, bacon y queso. Os aseguro que están de vicio y que son suficientes dos unidades por persona. Eso sí, seguro que sois capaces de pelearos por la salsa bechamel con mostaza que está para comérsela a cucharadas!!

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *