Tarta Beso de mousse de chocolate blanco y negro con molde Bacio de Silikomart

Ingredientes para 1 molde Bacio de 25x15x6,5 cm y 1.200 mls de capacidad:

  • Para la plancha de bizcocho genovés de chocolate:
  • 75 grs de harina de trigo
  • 30 grs de cacao puro en polvo desgrasado 0% azúcares añadidos Valor
  • 75 grs de azúcar blanco
  • 4 huevos M
  • 1 pizca de sal
  • Para la mousse de chocolate negro:
  • 190 grs de chocolatenegro 70% para postres de Valor
  • 75 grs de mantequilla sin sal
  • 3 huevos M
  • 2 láminas de gelatina neutra
  • 1,5 cucharadas de leche caliente
  • 75 grs de azúcar blanco
  • 150 mls de nata líquida para montar
  • Para la mousse de chocolate blanco:
  • 190 grs de chocolate blanco para postres
  • 75 grs de mantequilla sin sal
  • 3 huevos M
  • 2 láminas de gelatina neutra
  • 1,5 cucharada de leche caliente
  • 75 grs de azúcar blanco
  • 150 mls de nata líquida para montar
  • Para el glaseado brillante rojo:
  • 80 mls de agua
  • 11 grs de gelatina neutra en láminas (5,5 láminas)
  • 60 mls de agua muy caliente
  • 160 grs de azúcar blanco
  • 160 grs de glucosa en gel
  • 160 grs de chocolate blanco
  • 107 grs de leche condensada
  • Colorante en gel rojo

Y aquí llega mi última creación de tarta moderna con esta preciosidad de labios rojos brillantes. Como siempre, dar las gracias al equipo de Silikomart por confiar en mí de nuevo y enviarme su nuevo molde Bacio de silicona 100% made in Italy. Si queréis echarle un ojo o comprarlo, aquí os dejo el enlace. Os aseguro que es una auténtica maravilla. Hacer este tipo de tartas lleva un poco de trabajo pero como veis el resultado siempre es espectacular.

Elaboración:

Preparamos primero el bizcocho genovés de chocolate. En el bol del robot de cocina echamos el azúcar y los huevos y batimos todo a velocidad alta hasta conseguir que la mezcla duplique su volumen y se vea esponjosa. Ahora añadimos en un par de tandas la mezcla de harina, cacao en polvo y la pizca de sal y mezclamos suavemente hasta integrar bien y conseguir una masa uniforme de color marrón.

Disponemos una lámina de papel vegetal sobre la bandeja del horno. Vertemos la masa de chocolate y extendemos bien desde el centro hacia los bordes con ayuda de una espátula para dejar lisa la superficie. Horneamos a 190º C con calor arriba y abajo durante 12 minutos. Después, con cuidado y sujetando bien el papel volteamos el bizcocho sobre una rejilla, retiramos el papel y dejamos que se enfríe totalmente.

Después, con mucho cuidado recortaremos la forma del labio que tiene el molde de silicona pero de un tamaño más pequeño, como 1,5 cms menos. Podemos poner el molde dado la vuelta sobre un cartón fino y marcar el borde con un lapicero. Recortamos haciéndolo más pequeño y lo ponemos sobre el bizcocho genovés de chocolate. Cortamos con un cuchillo y reservamos el bizcochito con forma de labio.

Hacemos ahora la mousse de chocolate negro. Fundimos primero el chocolate. Para ello, troceamos el chocolate y junto con la mantequilla lo metemos dentro de un bol de cristal y lo ponemos a derretir al baño María. Mientras se derrite el chocolate hidratamos 2 láminas de gelatina en agua fría y después, las disolvemos en la leche caliente. Cuando el chocolate esté totalmente derretido, añadimos la gelatina disuelta y mezclamos muy bien. Por otro lado, montamos la nata. Es muy importante que tanto el brick de nata como el bol estén lo más fríos posible. Montamos la nata con la batidora eléctrica de varillas hasta que haga picos y los bordes estén ligeramente amarillos. Metemos el bol tapado a la nevera.

Cascamos los huevos y separamos las claras de las yemas. Cuando el chocolate esté tibio agregamos las yemas y mezclamos hasta integrar. Montamos a continuación las claras. Cuando comiencen a coger cuerpo echamos el azúcar en forma de lluvia y continuamos batiendo hasta que estén consistentes y blancas.

En el bol donde hemos mezclado el chocolate y las yemas incorporamos en tandas las claras montadas y mezclamos con una espátula suavemente con movimientos envolventes. Después, integramos de la misma manera la nata montada. Con mucha paciencia y cariño hasta que quede una crema homogénea. Reservamos y hacemos la mousse de chocolate blanco. Para preparar la mousse de chocolate blanco seguiremos los mismos pasos que para hacer la mousse anterior. Yo, con ayuda de mi chico, pude ir haciendo las dos preparaciones a la vez.

Cuando tengamos ambas mousses listas colocaremos el molde Bacio sobre una superficie plana y ambas mousses a cada lado. Primero echaremos una cucharada grande (con un cucharón de sopa) de la mousse de chocolate negro, después de chocolate blanco y así hasta llegar hasta 1 cm del borde del molde. Colocamos el bizcocho genovés de chocolate con forma de labio, apretamos ligeramente y con una espátula alisamos la superficie.  Metemos el molde en el congelador durante 6 horas como mínimo. Yo lo dejé toda la noche.

Al día siguiente terminaremos de decorar nuestra preciosa tarta con forma de beso. Toca elaborar el glaseado rojo brillante. Aquí es muy importante usar un termómetro digital para ir controlando las temperaturas. Ponemos a hidratar las láminas de gelatina en un bol con agua fría. Reservamos.

Ponemos un cazo a fuego medio y añadimos los 80 mls de agua, el azúcar blanco y la glucosa. Mezclamos con una espátula y calentamos hasta los 103º C. Cuando la mezcla llegue a esa temperatura la vertemos en hilo en un bol grande donde habremos puesto ya la leche condensada y mezclamos bien con un batidor de varillas. Añadimos el chocolate blanco picado y mezclamos de nuevo hasta integrar.

Agregamos la gelatina (hidratada, escurrida y disuelta en los 60 mls de agua caliente), mezclamos de nuevo enérgicamente para que no queden grumos. Echamos unas gotas de colorante en gel rojo y mezclamos hasta obtener el color deseado. Una vez listo el glaseado lo pasamos a una jarra a través de un colador para eliminar los posibles grumos que pudiera tener. Lo batimos un minuto con una batidora de mano de las de cuchillas, pero sin mover el aparato, tocando el fondo de la jarra y batiendo suavemente para no crear burbujas. Dejamos enfriar hasta los 32-30º C.

Cuando veamos que la temperatura del glaseado va bajando, sacamos la tarta del congelador y desmoldamos. La depositamos sobre un aro metálico colocado sobre una bandeja grande. Cuando el glaseado ya esté a 30º C lo vertemos sobre la tarta cubriéndola entera desde el centro hacia el borde. Cuando esté bien bañada, pasamos una espátula por el borde inferior para eliminar los churretones y con ayuda de un par de espátulas la depositamos en una fuente donde vayamos a presentarla y la guardaremos en la nevera hasta el momento de servirla.

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *