Tarta de queso y fresas

Tarta de fresa y queso

Ingredientes para un molde de 26 cms:

  • 14 galletas Digestive
  • 100 grs de mantequilla
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo sin azúcar Valor
  • 2 cucharadas de nocilla
  • 500 grs de fresas
  • 250 grs de azúcar blanco 
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 sobres de gelatina neutra en polvo
  • 500 grs de queso crema
  • 200 mls de nata
  • Fresas para adornar

Elaboración:

Trituramos las galletas y las mezclamos en un bol con la mantequilla derretida. Añadimos la nocilla y el cacao en polvo y mezclamos todo bien hasta que quede una masa uniforme. Extendemos la mezcla en la base de un molde desmontable aplastando con el reverso de una cuchara y lo metemos en la nevera.

Preparamos ahora la cobertura de fresas. En una cazuela echamos las fresas troceadas, 150 grs de azúcar y 2 cucharadas de agua. Cocinamos a fuego medio hasta que se ablanden las fresas. Trituramos con la batidora de mano hasta conseguir un puré. Mientras tanto, en un cuenco con dos cucharadas de agua fría, añadimos la gelatina en polvo y dejamos reposar durante 2 minutos hasta que absorva el agua y después, lo agregamos al puré de fresas. Mezclamos hasta que se derrita completamente, apartamos la cazuela del fuego. De aquí reservaremos 3/4 partes para la cobertura de la tarta, el resto lo utilizaremos para el relleno.

Para el relleno echamos la crema de queso y 100 grs de azúcar en un bol grande, lo batimos despacio con una varilla de mano. Añadimos el extracto de vainilla, 1/4 de la cobertura de fresas y mezclamos. En otro bol que esté muy frío, montamos la nata con la batidora de varillas. Añadimos con movimientos suaves y envolventes la nata montada al otro bol. Sacamos el molde de la nevera y vertemos la mezcla sobre la base de galletas. Golpeamos el molde en la mesa para que desaparezcan las burbujas y volvemos a meter en la nevera durante 2 horas.

Transcurrido este tiempo, vertemos la cobertura de fresas (las 3/4 partes sobrantes) sobre la superficie de la tarta que ya estará más sólida. Metemos la tarta a la nevera durante 1 hora para que se endurezca la cobertura. Después, desmoldaremos y decoraremos la tarta como más nos guste.

Si no se va a consumir en las siguientes horas, es mejor mantenerla en la nevera tapada con film transparente para que no coja olores.

Tarta de fresa y queso 2

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *