Receta de Tarta fría de limón

Ingredientes para 2 moldes desmontables de 11 cm de diámetro x 5 cm de alto:

  • 8 galletas Digestive
  • 75 grs de mantequilla derretida
  • 400 mls de nata para montar
  • 1 sobre de gelatina de limón en polvo (86 grs)
  • 175 mls de agua
  • 3 cucharadas de azúcar blanco
  • Zumo de 2 limones pequeños
  • Ralladura de 2 limones pequeños
  • 1 pizca de colorante amarillo en gel (optativo)
  • Para la cobertura de gelatina amarilla: 1 sobre de gelatina de limón en polvo, 150 mls de agua y 2 rodajas de limón

La tarta de limón es apetecible al 100% y mucho más en esta epoca del año, con estos calores… Fresca, suave, de los mejores postres sin duda para tomar después de una comida copiosa o como una simple merienda. Eso sí, ésta no lleva queso crema. Esta vez, en lugar de hacer una tarta grande he preferido hacer 2 tartitas de doble ración cada una. Por cierto, que la receta me la ha pasado mi hermana Ainhoa que si no lo digo se me enfada… jeje… Aquí va la receta:

Elaboración:

Primero preparamos la gelatina del relleno para que de tiempo a que se enfríe. Ponemos los 175 mls de agua a calentar en un cazo, cuando comience a hervir, apartamos del fuego y echamos el sobre de gelatina de limón. Removemos bien hasta que los polvos se disuelvan completamente. Dejamos enfriar.

Trituramos las galletas, las pasamos a un bol y mezclamos con la mantequilla derretida. Cuando consigamos una masa uniforme, la extendemos con ayuda del reverso de una cuchara sobre la base de cada molde desmontable. Los metemos en la nevera mientras preparamos el relleno.

En un bol alto agregamos la nata líquida y el azúcar, batimos con batidora de brazo (varilla de triturar, no varilla de montar) durante 1 minuto y después, añadimos poco a poco la gelatina ya fría. Continuamos batiendo y terminamos incorporando el zumo y la ralladura de limón. En este punto, si queremos, añadimos un poquito de colorante en gel amarillo para que la mezcla tenga un color más intenso. Batimos todo hasta conseguir una crema homogénea.

Sacamos los moldes de la nevera y repartimos la mezcla en ambos moldes dejando 1 centímetro libre hasta el borde para después poner la cobertura de gelatina encima. De nuevo, los guardamos en la nevera para que endurezca el relleno. Pasadas 2 horas, prepararemos la cobertura de gelatina. No hace falta decir que ésto también es optativo, si no queréis, no la pongáis.

Para hacer la cobertura de gelatina amarilla, ponemos a calentar el agua y cuando comience a hervir, apartamos del fuego y disolvemos el sobre de gelatina de limón. Dejamos enfriar sin que gelatinice. Después, sacamos los moldes de la nevera, colocamos una rodaja de limón en el centro de cada tartita y repartimos la gelatina a partes iguales. Metemos de nuevo en la nevera hasta que vayamos a servir.

Las tartas para que estén sólidas tienen que permanecer en la nevera mínimo 6 horas. Como siempre os digo, en la nevera tenéis que tapar los moldes con film transparente para que no cojan olores raros. Después, desmoldamos y servimos bien fresquitas nuestras tartitas.

 Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *