Tarta Porción gigante

Ingredientes para 1 tarta:

  • Para los bizcochos:
  • 400 grs de harina de trigo
  • 400 mls de aceite de girasol
  • 400 grs de azúcar blanco
  • 8 huevos M
  • 1 sobre de levadura química en polvo (16 grs)
  • 3 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 2 pizcas de sal
  • Para el almíbar:
  • 75 mls de agua
  • 75 grs de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Para el relleno:
  • 200 mls de nata para montar (35% m.g.)
  • 40 grs de azúcar glas
  • 15 grs de cacao en polvo Valor sin azúcar
  • 190 grs de mermelada de frambuesas
  • Para la cobertura:
  • 600 grs de nata para montar (35% m.g.)
  • 150 grs de azúcar glas
  • 2 sobres de estabilizante para nata
  • Colorantes en gel marrón, amarillo, rosa y azul

Para el cumpleaños de Vega, la sobrina de mi chico, quería hacer una tarta especial. Quería hacer algo distinto. Una noche mirando Instagram ví un vídeo que me dio la idea que yo buscaba. Hacer una tarta con forma de trozo de tarta. Me quedé embobada viendo el vídeo y pensando que le iba a encantar. Si me gusta a mí, ¿cómo no le va a gustar a una niña de 9 años? Así que me puse manos a la obra para poder hacerla correctamente. Y lo que veis en las fotos es el resultado. Una Tarta Porción gigante de 4 pisos de bizcocho de vainilla rellenos de trufa y mermelada de fresas cubierto con decoraciones hechas con nata teñida de colores. Esta vez me quería dejar aparcada la buttercream.

Elaboración:

Para el bizcocho. Precalentamos el horno a 175º C. En el bol grande del robot de cocina batimos el azúcar blanco con los huevos hasta que blanquee la mezcla. Los huevos los añadimos de uno en uno. Después, agregamos el aceite de girasol y el extracto de vainilla. Incorporamos ahora la harina tamizada junto con dos pizcas de sal y la levadura química en polvo y terminamos de batir.

Pesamos la masa y la repartimos en 2 moldes de 20 cms previamente engrasados y enharinados o rociados con spray desmoldante. Horneamos en el centro con calor arriba y abajo durante 50-55 minutos. Sabremos si los bizcochos están cocidos si al pinchar con un palillo éste sale limpio. Cuando estén listos los dejamos enfriar unos 15 minutos, después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Cada bizcocho lo cortamos por la mitad, de modo que obtendremos en total 4 capas iguales. Si preferís preparar la tarta al día siguiente, guardaremos en la nevera las capas envueltas en film transparente. Así el bizcocho se asentará y estará más manejable.

Para el almíbar. En un cazo calentamos el agua y el azúcar, mezclamos hasta que se disuelva el azúcar y cuando rompa a hervir apartamos del fuego, agregamos el extracto de vainilla, mezclamos y dejamos enfriar.

Para la trufa. Es muy importante que tanto los bricks de nata como el bol estén lo más fríos posible. Montamos la nata con la batidora eléctrica de varillas y cuando empiece a coger cuerpo será el momento de añadir el azúcar glas. Después, el cacao en polvo previamente tamizado. Cuando la trufa haga picos y esté consistente es que está preparada. Podemos taparla y guardarla en la nevera hasta el momento de su utilización. Con estas cantidades tendremos aproximadamente 250 grs. Si no la vais a usar en el momento, es mejor guardarla en la nevera tapada con film transparente.

Para la nata. Con una batidora de varillas eléctrica montamos la nata que tiene que estar muy fría. Cuando comience a coger cuerpo, añadimos el azúcar glas y el estabilizante y seguimos batiendo hasta conseguir una nata firme. Con estas cantidades obtenemos 680 grs de nata montada aprox. Reservamos 350 grs de nata para teñirla de amarillo porque tiene que imitar el color del bizcocho. Reservamos 50 grs para teñirla de marrón (o tb podríais reservarlo de la trufa elaborada anteriormente) para imitar el relleno de chocolate, 100 grs para teñirla de azul que imitará la cobertura de la tarta y otros 100 grs que teñiremos de rosa para hacer las decoraciones.

Ahora vamos a dar forma de trozo de pastel a las capas de bizcocho que tenemos guardadas en la nevera. Para cortar un trozo triangular grande, podemos usar una regla plana o hacer una plantilla de cartón. Yo he optado por hacer ésto último. Damos la vuelta al molde de metal y sobre un cartón marcamos con lapiz el diámetro de 20 cms. Con un lápiz y una regla marcamos lo que sería un triángulo que simule la porción y recortamos con unas tijeras. Podéis verlo arriba en la imagen.

Colocamos la plantilla de cartón sobre cada capa de bizcocho y recortamos con un cuchillo afilado. Cuando tengamos las cuatro capas de bizcocho recortadas, las reservamos. Los restos de bizcocho no los tiréis que son ideales para el desayuno.

Montaje de la tarta. Sobre el plato o stand giratorio colocamos la primera capa de bizcocho. Ponemos un poco de almíbar y rellenamos con la mitad de la trufa. Extendemos bien con ayuda de una espátula metálica. Ponemos la segunda capa de bizcocho, ponemos más almíbar y rellenamos con la mermelada de fresas. Colocamos la tercera capa, ponemos almíbar y rellenamos con el resto de trufa. Por último, colocamos la cuarta capa de bizcocho. Con la espátula iremos cogiendo porciones de nata amarilla e iremos cubriendo totalmente la tarta. Intentaremos dejar los lados y la superficie lo más liso posible.

Metemos la nata de color marrón en una manga pastelera con una boquilla lisa y hacemos sobre el amarillo dos franjas longitudinales que imitarán el relleno de chocolate. Con la nata azul cubrimos la parte superior y el lateral de la tarta y lo alisamos. Con la nata rosa hacemos las decoraciones. Ya sólo nos queda colocar unas velas sobre la parte superior de la tarta y tachaaaan!!! ¡Nuestra tarta con forma de porción gigante ya está lista para sorprender a todos!

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *