Receta de Tartaleta de espinacas, queso fresco y piñones tostados. Receta de Dani García.

Ingredientes para 1 tartaleta de 28 cms de diámetro:

  • 1 plancha de masa quebrada fresca
  • 200 grs de queso fresco de Burgos
  • 70 grs de espinacas frescas
  • 100 grs de piñones ibéricos
  • 250 mls de nata líquida
  • 4 huevos M
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta negra molida

Vamos hoy con una tartaleta salada de la mano del chef Dani García. Tartaleta de espinacas, queso fresco y piñones tostados que ví hace unos meses en el programa que presenta en TVE1 «Hacer de comer». Me pareció muy sencilla y rica y me apetecía mucho hacer una quiche que ya hace tiempo desde mi última tarta salada.

Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es tostar los piñones. Para ello, los ponemos directamente en una sartén y los tostamos a fuego lento hasta que estén ligeramente dorados. Desprenden un olor magnífico. No hace falta que echéis 100 grs exactos porque yo eché 80 y no pasa nada. Además, ya sabéis que los piñones ibéricos tienen un precio algo elevado y no todo el mundo se los puede permitir. Una vez listos, los dejamos enfriar.

También nos acordamos de precalentar el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Estiramos bien la masa quebrada con un rodillo y la colocamos en un molde para quiche. Pinchamos con un tenedor y cubrimos con un trozo de papel de horno. Ponemos encima unos garbanzos secos para que hagan peso y la masa no suba. Metemos al horno durante 10 minutos para cocerla un poco. Después, la sacamos, dejamos enfriar, quitamos los garbanzos y reservamos.

En un bol grande batimos la nata junto con los huevos, la sal y la pimienta molida. Añadimos el queso fresco desmenuzado con los dedos y removemos bien. Por último, agregamos las espinacas frescas y los piñones tostados y mezclamos todo bien con una espátula hasta integrar. Guardaremos unos pocos piñones para decorar tras el horneado.

Vertemos la mezcla sobre la masa quebrada previamente cocida y horneamos durante 25-30 minutos a 180º C hasta que veamos que se dora la superficie. Comprobaremos con una brocheta de madera que está cocida y cuando esté lista nuestra quiche de espinacas, queso fresco y piñones tostados dejamos que repose un poco antes de servirla. Esparcimos el resto de piñones por la superficie de la tartaleta.

Es una tartaleta o quiche ligera y suave. Está muy rica pero echo de menos un sabor más fuerte del queso. Así que yo echaría también un poquito de queso de cabra o curado para potenciar el sabor. Pero es una apreciación mía. Para gustos…

 Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *