Torta de Aranda o Pan de aceite

Ingredientes para 2 panes de 22 centímetros de diámetro:

  • 500 grs de harina de fuerza
  • 10 grs de levadura fresca o 3,3 grs de levadura seca
  • 10 grs de sal
  • 50 grs de aceite de oliva virgen extra
  • 300 grs de agua
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra para pintar el pan

¡Qué ilusión me ha hecho encontrar la receta de este pan! En muchas ocasiones lo he podido degustar en mis vacaciones de verano en un pueblito de Burgos. Esta Torta de Aranda o Pan de Aceite no se hacía en el pueblo sino que un vecino lo compraba en otro pueblo lllamado Humada, en el noroeste de la provincia de Burgos. Recuerdo que era empezar y enseguida lo acabábamos y ya ni os cuento si por ahí había un tarro de Nocilla… jaja… A este pan se le conoce también como el Termómetro de los hornos ya que servía para comprobar la temperatura del interior del horno antes de hornear los panes u otras elaboraciones. La receta no es mía, es de la web de Webos Fritos que siempre explican todo muy bien. Eso sí, con este pan voy a hacer una prueba. Haré este pan sin masa madre y próximamente lo volveré a hacer con masa madre que elaboraré en casa. A ver qué tal salen ambos y qué diferencias encuentro entre ellos. Comencemos con la receta.

Elaboración:

Como siempre os digo este pan se puede elaborar a mano o a máquina. Yo lo hago con el robot de cocina porque me parece más cómodo.

En el bol del robot de cocina con el accesorio de gancho ponemos la harina, la levadura seca, la sal y el agua. Amasamos a velocidad baja durante 4 minutos hasta que se forme una masa. Después, añadimos el aceite de oliva (y aquí tb la levadura fresca si no usáramos seca) y continuamos amasando otros 4 minutos hasta integrarlo bien.

Sacamos la masa del bol del robot y sobre la encimera de la mesa le damos forma de bola. Será una masa un poco pegajosa pero que se maneja bien. Metemos la masa dentro de un bol untado con aceite y lo tapamos con film transparente. Dejamos que repose a temperatura ambiente en un lugar cálido y alejado de corrientes de aire durante 1 hora. Un buen sitio es dentro del horno apagado.

Pasado el tiempo, sacamos la masa del bol y la depositamos sobre la encimera de la mesa. Damos de nuevo forma de bola, la pesamos y la dividimos en dos partes. Cada parte la depositamos sobre una hoja de papel de horno. Las tapamos con un paño limpio y dejamos que descansen durante 10 minutos. Después, con un rodillo y sin mucha presión vamos aplanando la masa hasta dejar un círculo de tamaño medio de 1 cm de grosor. Tapamos de nuevo las masas y dejamos que leven durante 45 minutos más. Pasados los primeros 20 minutos nos acordaremos de precalentar el horno a 250ºC con calor arriba y abajo y con la bandeja de horno dentro colocada en el centro. Dejamos también listo medio vaso de agua.

Destapamos las masas y con los dedos marcamos hoyos por toda la superficie. Esparcimos dos cucharadas de aceite de oliva por encima de cada una de ellas. Yo horneé de uno en uno los panes. Con cuidado levantamos la masa desde los bordes del papel de hornear, abrimos el horno y lo colocamos dentro de la bandeja del horno. Vertemos el medio vaso de agua en la base del horno, cerramos rápidamente y horneamos durante 5 minutos. Después, abrimos un poquito la puerta de horno justo para que salga el vapor. Cerramos de nuevo y terminamos de hornear bajando la temperatura a 220º C durante 25 minutos más.

Y si no os apetece liaros con la masa siempre os quedará pasar un día en Aranda de Duero, sentaros en la mesa de un restaurante, pedir un lechazo, una buena botella de Ribera y una ración de este delicioso pan de aceite. ¡De lujo!

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *