Tortilla guisada en salsa de guisantes y chorizo. Receta de Lillian Moro.

Ingredientes para 4 personas:

  • Para la tortilla de 20 cms de diámetro y 3,5 de alto:
  • 4 patatas medianas
  • 1/2 cebolleta
  • 3 cucharadas de guisantes en conserva
  • 12 rodajas de chorizo en sarta
  • 5 huevos M
  • 350 mls de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • Para la salsa:
  • 4 cucharadas de guisantes en conserva
  • 1/2 cebolleta
  • 16 rodajas de chorizo en sarta
  • 300 mls de vino blanco
  • 100 mls de agua
  • 2 cucharaditas de Maizena
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puñadito de perejil fresco picado
  • 4 cucharadas de aceite de haber hecho la tortilla
  • 1 pizca de sal

Lillian, ¡llévame a tu casa! ¡Adóptame! Como cocines todo como esta maravilla de tortilla es para hacerte un monumento, pero uno bien grande. Con razón Yolanda me decía “tienes que probar la tortilla guisada de mi madre”. Pero ¿por qué no te he pedido esta receta antes? Tortillas he comido y cocinado muchas pero como ésta nunca. Y lo de guisarla no lo había oído nunca. Menos mal que finalmente me animé a hacerla porque esta receta entra de lleno en el Top10 de mi recetario. Además, porque lleva chorizo y soy una gran amante del chorizo. El vino blanco que he usado ha sido txakolí que justo me había regalado mi padre una caja entera. A todos vosotros que me estáis leyendo ahora mismo, anotad los ingredientes porque merece totalmente la pena elaborar esta tortilla guisada en salsa de guisantes y chorizo. Amén.

Elaboración:

Vamos a preparar primero la tortilla. En una sartén grande ponemos el chorizo picado y lo  freímos un poco, no hace falta echarle aceite. Cuando esté frito, lo retiramos y lo reservamos en un plato. En esa misma sartén echamos el aceite de oliva y calentamos a fuego medio bajo. Mientras tanto vamos pelando y lavando las patatas. Cortamos en trozos ni muy finos ni muy gordos.  Añadimos la sal y la cebolleta bien picada, mezclamos con las manos y los incorporamos en la sartén.

Removemos las verduras con una cuchara de madera. Bajamos el fuego. Aunque tarde más es mejor que la patata se haga lentamente. (Yo lo pongo al 2 de 6 posiciones que tiene mi vitro). Dejamos cocer tranquilamente pero vamos removiendo y aplastando ligeramente la patata y la berenjena pero sin hacerlas puré. A mí me llevo unos 35 minutos.

Cuando las verduras estén listas, escurrimos y quitamos el aceite de la sartén. En un bol de cristal grande batimos los huevos y añadimos la mezcla anterior de la sartén junto con los guisantes y el chorizo frito. Mezclamos con una cuchara de madera. Ponemos una sartén de 20 cms de diámetro a fuego medio con una o dos cucharadas del aceite de haber cocido las patatas.

Cuando el aceite esté caliente añadimos la mezcla del bol y alisamos un poco con una espátula de madera. Dejamos que se cuaje y se dore 2 o 3 minutos y damos la vuelta a la tortilla para que se dore por el otro lado. Y tortilla lista!!! Aquí cada uno tendrá su truco para darle la vuelta. Yo cuando ya está dorado un lado, lo paso lentamente sobre un plato con la cara cruda hacia arriba, coloco otro plato del mismo tamaño dado la vuelta encima y volteo. Ahora queda la parte dorada arriba y acerco el plato hacia la sartén y con ayuda de la espátula empujo la tortilla dentro de la sartén con cuidado para que no se caiga la masa por fuera.

Dejamos que la tortilla se enfríe por completo para que quede más consistente. De hecho, podeís hacer la tortilla el día anterior.

Nos ponemos con la salsa. En una tartera o cazuela baja grande calentamos el aceite de oliva a fuego medio y sofreímos la cebolleta y los ajos bien picaditos. Cuando la verdura esté tierna, incorporamos el perejil picado, los guisantes y el chorizo troceado y previamente frito. Sofreímos unos minutos más. Disolvemos la Maizena en el vino blanco y lo vertemos en la cazuela. Cocinamos hasta que espese la salsa. Metemos la tortilla dentro con cuidado. La salsa tiene que llegar como mínimo hasta la mitad de la altura de la tortilla. Si no fuera así, echaremos más vino blanco y más Maizena. Tapamos la cazuela, bajamos el fuego un poco y dejamos que la tortilla se guise durante 5 o 10 minutos.

Pasado el tiempo, nuestra deliciosa tortilla guisada estará lista para ser devorada. Seguro que está mucho mejor de un día para otro pero como yo soy una ansiosa y soy adicta a todo lo que lleve chorizo, es que casi no dejé ni que se enfriará un poco. Está exquisita. Forma parte de mi Top10 particular de recetas… jeje… Muchas gracias por la receta Lillian, está buenísima…

Imprime la receta Imprime la receta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *