Mermelada de cerezas

Ingredientes para 680 grs:

  • 800 grs de cerezas
  • 400 grs de azúcar blanco
  • Zumo de 1/2 limón

Una de las cosas que más me gusta del verano es poder disfrutar de mis frutas favoritas como son la piña, el melón, la sandía, las fresas o las cerezas. Con estas últimas me apetecía mucho elaborar una tarta y debía preparar primero una mermelada casera. Su elaboración es muy sencilla y es similar a las ya he hecho en otras ocasiones como las de moras, tomate o higos verdes. Son tres ingredientes los que necesitamos: fruta, la mitad de su peso en azúcar y un poco de zumo de limón. Con las cantidades que usé yo obtuve 680 grs de mermelada de cerezas. También es muy útil usar un termómetro para saber el punto exacto en el que nuestra mermelada está ya lista. Os aconsejo pesar las cerezas después de haberles quitado el hueso y el rabito, así calculáis mejor la cantidad de azúcar.

Elaboración:

Lavamos bien las cerezas y eliminamos el rabito y el hueso. Para eliminar el hueso podemos usar un descorazonador de cerezas o buscar un truco que resulte eficaz. Yo ví uno muy ingenioso en internet que me ha resultado muy útil. Y es usar una botellita con la boca pequeña, colocar la cereza sobre ésta y clavar en el centro una brocheta (yo usé un palillo de comida china) de tal modo que traspase la cereza y haga caer el hueso dentro de la botella. Es una manera muy rápida. Aquí os dejo el vídeo para que lo veáis.

Una vez listas las cerezas sin el hueso las troceamos un poco y las ponemos dentro de un cazo junto con el azúcar y el zumo de limón y las cocemos a fuego medio durante 45 minutos aproximadamente. Iremos removiendo de vez en cuando con una espátula de silicona. Para saber si está lista, lo mejor es usar un termómetro de cocina. En cuanto llegue a 105º C es que ya está lista. Otra forma de saber si está lista es probar poniendo un poco en un platito y esperar a que se enfríe. Si se mantiene consistente la mermelada es que ya está lista. La guardamos en un tarro esterilizado y cerramos con la tapa. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente. Después, la guardamos en la nevera si la vamos a consumir en unos pocos días.

La mermelada la podemos dejar así con sus trocitos de fruta o la podemos triturar para que quede más fina, como queráis. Yo la trituré sólo un poco. ¿Cómo conservamos nuestra mermelada casera por más tiempo? La mejor manera es guardarla en tarros de cristal y poder hacer uso de ella en un futuro. Si optamos por esta idea, es muy importante esterilizar primero los tarros. Para ello, los pondremos a hervir (tarro y tapa) durante 15 minutos en una cazuela con agua. Después, los dejamos secar y enfriar. Los rellenamos sin llegar al borde y cerramos. Para sellarlos, la mejor manera es hervir los tarros durante 30 minutos al baño María y dejar que se enfríen dentro de la cazuela con el fuego apagado. De esta manera, se pueden conservar durante un año en vuestra despensa.

Imprime la receta Imprime la receta

 

Y os dejo aquí los enlaces de otras recetas de mermeladas caseras:

Mermelada de higos verdes

Mermelada de tomate

Mermelada de moras silvestres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *