Receta de Tarta de limón y semillas de amapola con nata vegetal

Ingredientes para una tarta de 20 cms de diámetro:

  • Para 2 bizcochos de 20 cms:
  • 400 grs de harina de trigo
  • 400 mls de aceite de girasol
  • 400 grs de azúcar blanco
  • 8 huevos M
  • 1 sobre de levadura química en polvo (16 grs)
  • Zumo y ralladura de 3 limones
  • 3 cucharadas de semillas de amapola
  • Para el almíbar:
  • 75 mls de agua
  • 75 grs de azúcar blanco
  • Zumo y ralladura de 1/2 limón
  • Para el relleno, cobertura y decoración:
  • 1 kg de nata vegetal para montar
  • Colorante en gel amarillo

Si queréis probar una tarta deliciosa y diferente, ésta es vuestra tarta. Unos bizcochos húmedos con sabor a limón y un poco crujientes por las semillas de amapola que llevan en su interior. Y una cremosa y consistente nata vegetal que lo acompaña a las mil maravillas. La nata vegetal es perfecta para los intolerantes a la lactosa y aguanta muy bien el calor. Esta tarta ya la preparé para las Navidades del año pasado y gustó tanto que me lancé de nuevo a elaborarla para la web aprovechando el cumpleaños de mi chico. Sólo con ver las fotos ya te entran unas ganas enormes de hincarle el diente ¿o no? Si no sois de limón lo podéis sustituir por naranja sin ningún problema. Y aquí os dejo el link de otra tarta con nata vegetal.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 175º C con calor arriba y abajo y usaremos todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Para el bizcocho. La tarta se compone de 2 bizcochos de 2 capas cada uno. Podéis hacer los bizcochos de uno en uno o batir todos los ingredientes y después repartir la masa en dos moldes. Como mejor os organicéis. En el bol grande del robot de cocina batimos el azúcar blanco con los huevos a velocidad alta hasta que blanquee la mezcla. Los huevos los añadimos de uno en uno. Después, bajamos la velocidad y agregamos el aceite de girasol y el zumo y la ralladura de los limones. Incorporamos ahora la harina tamizada y la levadura química. Por último, echamos las semillas de amapola y batimos lo justo para integrarlas bien.

Pesamos la masa y la repartimos en 2 moldes de 20 cms previamente engrasados y enharinados o rociados con spray desmoldante. Horneamos en el centro con calor arriba y abajo durante 45 minutos. Sabremos si los bizcochos están cocidos si al pinchar con una brocheta de madera ésta sale limpia. Cuando estén listos los dejamos enfriar unos 15 minutos, después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Cada bizcocho lo cortamos en 2 capas de 2 cms de ancho (descartando el copete), de modo que obtendremos en total 4 capas iguales. Si preferís preparar la tarta al día siguiente, guardaremos en la nevera las capas envueltas en film transparente. Así el bizcocho se asentará y estará más manejable. También se pueden congelar perfectamente y usarlos días después.

Para el almíbar. En un cazo calentamos el agua y el azúcar, mezclamos hasta que se disuelva el azúcar y cuando rompa a hervir apartamos del fuego, agregamos el zumo y la ralladura de limón, mezclamos y dejamos enfriar. Guardamos en un tarro hasta el momento de su uso.

Para el relleno, cobertura y decoraciones. Vamos a montar la nata vegetal a la que no le hace falta azúcar. La que yo he usado es de la marca Monna Lisa. Es muy importante que tanto el brick de nata como el bol estén lo más fríos posible. Montamos la nata con la batidora eléctrica de varillas a velocidad alta hasta que esté consistente. En 2 minutos más o menos estará lista y es muy estable. La tapamos y la guardamos en la nevera mientras montamos la tarta.

Montaje de la tarta. Sobre el plato o stand giratorio colocamos la primera capa de bizcocho de limón y semillas de amapola. (Importante poner un poco de nata a modo de pegote entre la base y el bizcocho y presionamos para que se sujete bien la tarta). Empapamos con un poco de almíbar y rellenamos con 130 grs de nata vegetal montada. Extendemos bien con ayuda de una espátula metálica. Ponemos la segunda capa de bizcocho, empapamos con almíbar y rellenamos con otros 130 grs de nata. Extendemos con la espátula. Colocamos la tercera capa de bizcocho, empapamos con más almíbar y rellenamos con otros 130 grs de nata. Por último, colocamos la última capa de bizcocho y le ponemos un poco de almíbar. Cogemos ahora más nata vegetal con la espátula e iremos cubriendo los laterales y la parte de arriba hasta que quede bien cubierta. Aquí usaremos unos 350 grs aproximadamente. Usaremos una rasqueta para dejar la tarta lo más lisa posible o podemos usar una rasqueta dentada para dejarla como lo hice yo.

Con el resto de nata (unos 250 grs) haremos las decoraciones del borde superior e inferior. Yo las hice bicolor. Para las amarillas, teñí 100 grs de nata con colorante en gel amarillo y usé tres boquillas diferentes. Metemos la nata en una manga pastelera y usaremos una boquilla de nuestra elección. Para terminar de decorar nuestra sencilla tarta, rallaremos medio limón sobre la parte superior de la tarta.

Os dejo aquí varios links dulces donde hemos usado limón:

– Bizcocho de yogur de limón

– Rosquillas de limón y semillas de anís estrellado

– Mini brioches de limón

– Galletas de limón

– Cupcakes de limón y moras

– Tarta fría de limón

– Tarta de limón y crema de mascarpone

 Imprime la receta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *