Tarta de zanahoria decorada con globos para Nicolás

Ingredientes para una tarta de 20 cms de diámetro:

  • Para 2 bizcochos:
  • 450 grs de azúcar moreno
  • 8 huevos M
  • 380 grs de aceite de girasol
  • 500 grs de zanahoria cruda picada
  • 450 grs de harina de trigo
  • 14 grs de levadura química en polvo
  • 14 grs de bicarbonato sódico
  • 3 cucharaditas de canela molida
  • 2 cucharaditas de jengibre molido
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • Semillas molidas de 6 granos de cardamomo
  • 1 cucharadita de sal
  • Para el almíbar:
  • 100 mls de agua
  • 100 grs de azúcar blanco
  • Para el frosting de queso crema (1.600 grs aprox.):
  • 550 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 550 grs de icing sugar
  • 550 grs de queso crema frío
  • Para las decoraciones:
  • Colorante en gel azul, verde, amarillo, rojo y naranja
  • Palitos de piruletas
  • Globos pequeños

La tarta de zanahoria siempre es un éxito. A mí ese bizcocho húmedo con sabor a especias me encanta. Y esa crema de queso sedosa… si es que ambos combinan a la perfección. No sé quién la inventó pero se merece un monumento o ¿no? Como ya habréis visto en mi web ya he hecho dos versiones anteriormente. Una versión con bizcocho sin gluten (aquí) y la Carrot Cake normal (aquí). Ambas están (estaban…) exquisitas. Esta que os traigo hoy es especial porque es para celebrar el cumpleaños de un muchachito llamado Nicolás que cumple 2 añitos y de momento no puede tomar frutos secos, así que hemos eliminado las nueces de la receta. El tema está claro ¿no? los globos. Por lo visto al pequeñajo le vuelven loco!!!

Elaboración:

Precalentamos el horno a 175º C con calor arriba y abajo. Recordad que para hacer el bizcocho todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente.

Para el bizcocho. En el bol grande del robot de cocina batimos el azúcar moreno con los huevos. Los huevos los añadimos de uno en uno. Después, agregamos el aceite de oliva. Batimos. Incorporamos ahora la zanahoria picada. Continuamos batiendo. Echamos la harina previamente tamizada, la levadura química, el bicarbonato sódico, la canela, el jengibre, la nuez moscada, el cardamomo molido y la sal. Batimos hasta homogeneizar.

Dividimos y vertemos la masa en 2 moldes de 20 cms x 10 cms previamente engrasados y enharinados o rociados con spray desmoldante. Horneamos en el centro con calor arriba y abajo durante 55 min – 1 hora aprox. Sabremos si los bizcochos están cocidos si al pinchar con un palillo éste sale limpio. Cuando estén listos los dejamos enfriar unos 15 minutos, después desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez fríos los dos bizcochos, los cortamos en dos capas. En total obtendremos 4 capas iguales (desechando los copetes), las mías de 2,5 cms de grosor. Si preferís preparar la tarta al día siguiente, guardaremos en la nevera las capas envueltas en film transparente. Así el bizcocho se asentará y estará más manejable.

Para el almíbar. En un cazo calentamos el agua y el azúcar, mezclamos hasta que se disuelva el azúcar y cuando rompa a hervir apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Para el frosting de queso crema. En el bol del robot de cocina con el accesorio de pala incorporamos la mantequilla que tiene que estar a temperatura ambiente y el icing sugar previamente tamizado y batimos durante 5 minutos hasta que esté todo bien mezclado. Después, añadimos el queso crema que tiene que estar frío. Batimos hasta que esté integrado y consigamos una mezcla suave y cremosa. No os paséis batiendo demasiado que se puede quedar demasiado blanda la crema. Con estas cantidades obtendremos unos 1.600 grs aprox. de crema de queso.

Montaje de la tarta. Sobre el plato o stand giratorio colocamos la primera capa de bizcocho. Ponemos un poco de almíbar y rellenamos con una capa de frosting de queso. Yo uso una cuchara de helado (de 5 cm de diámetro) para echar la misma cantidad en cada capa, eché 5 cucharadas (o más o menos unos 200 grs). Extendemos bien con ayuda de una espátula metálica. Ponemos la segunda capa de bizcocho, ponemos más almíbar y rellenamos nuevamente con más frosting. Hacemos lo mismo con la tercera capa. Por último, colocamos la última capa y ponemos almíbar. Cogemos más frosting con la espátula e iremos cubriendo los laterales hasta que quede bien cubierta.

Cubrimos ahora la parte superior de la tarta y alisamos con una espátula para quitar el exceso de crema tanto en los laterales como en la parte de arriba. Esta primera capa en la que habremos gastado unos 300 grs de crema nos sirve para sellar y asentar bien la tarta. La metemos en la nevera para que endurezca durante 30 minutos. Después, sacamos la tarta y con la misma técnica de antes, cubrimos con otra segunda capa de crema de queso dejando los laterales y la superficie lo más liso posible. Aquí también necesitaremos otros 300 grs de crema. Yo uso una paleta alisadora de 19 cm de la marca Lacor.

Parte de la crema de queso que nos queda (unos 340 grs aprox.) la dividimos en 5 partes iguales y las teñimos con los colorantes en gel. Las metemos en varias mangas pasteleras con una boquilla de nuestra elección y decoramos el borde inferior y el superior con colores alternos. Yo use una boquilla redonda grande para imitar los 5 globos juntos vistos desde arriba. Para terminar inflamos 5 globos pequeños de colores y los atamos a los palitos de piruletas. Los insertamos en la tarta. Y ya estará lista esta deliciosa tarta de zanahoria sin nueces para celebrar el 2º cumpleaños de Nicolás. ¡Que seas muy feliz!

Imprime la receta Imprime la receta

 

Aquí os dejo algunos enlaces de mis últimas tartas:

Tarta Frida Khalo

Tarta Lady Baltimore

Tarta Corazones para María

Tarta Jungla de chocolate para Mateo

Tarta de chocolate crujiente

Tarta Arcoiris My Little Pony para Minerva

Tarta Ajedrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *